www.pfizer.com Contctenos Mapa del sitio Principal
   
   

 

Esquizofrenia, un trastorno heterogéneo (página 1 de 3)

 


La mayoría de las personas asocian la esquizofrenia con el estereotipo de personaje extraño, descuidado y que oye voces.
Aunque esta puede ser una manifestación de la enfermedad, no es la única. Los pacientes esquizofrénicos pueden manifestar síntomas menos llamativos como apatía o aislamiento social, pérdida del interés por las actividades recreacionales e impulsividad, que siendo un síntoma frecuente, suele pasar desapercibido pese a que sus repercusiones son serias. Un 7% de los pacientes esquizofrénicos comete actos violentos impulsivos, y 10% comete suicidio. Por esto es sumamente importante valorar el riesgo suicida y estar alerta ante la aparición de síntomas depresivos.


Definición de esquizofrenia

Es una enfermedad mental seria caracterizada por pérdida del contacto con la realidad (psicosis), alucinaciones, delirios (falsas creencias), pensamiento anormal, y limitaciones en el funcionamiento laboral y social.


Presentación clínica

Usualmente aparece en la adolescencia o a comienzos de la edad adulta, teniendo un inicio promedio más temprano en el sexo masculino. El pico de aparición en los hombres está entre los 18 a 25 años; en las mujeres se presenta entre los 26 y 45. El inicio de la enfermedad durante la infancia es extremadamente raro, aunque pueden presentarse síntomas inespecíficos desde edades muy tempranas.

En la gran mayoría de los casos el inicio es gradual, la persona va perdiendo energía y motivación personal, aislándose progresivamente durante meses o años. En otros casos, el inicio es súbito, probablemente en respuesta a un episodio de estrés. El curso de la enfermedad es con frecuencia continuo y progresivo, aunque en algunos casos se puede presentar como episodios de inicio y final claro con períodos intercríticos de funcionamiento normal.

En ambos casos el nivel de funcionamiento se deteriora de forma marcada, y en contadas oportunidades vuelve al nivel premorbido una vez se ha instaurado la enfermedad.

Sin embargo, estudios realizados por Ran y colaboradores demostraron un menor deterioro de los pacientes tratados con antipsicóticos en comparación con los que no reciben fármacos. En estos estudios también se vio que las alteraciones en el desempeño laboral no se relacionan con la severidad de los síntomas.

Algunas veces se identifica un período prodrómico que caracterizado por síntomas psiquiátricos o somáticos. Las quejas somáticas más comunes son cefalea, dolor de espalda, dolores musculares, debilidad y alteraciones digestivas. Entre los síntomas psiquiátricos se encuentran: comportamiento bizarro, alteraciones perceptuales, lenguaje inusual, ideas extrañas y alteraciones del afecto. Con frecuencia se despierta interés por temas abstractos como filosofía, religión u ocultismo, a lo que el paciente dedica la mayoría de su tiempo. Los familiares y compañeros notan que ha descuidado sus actividades personales, laborales, educativas y sociales, disminuyendo su nivel de funcionamiento global previo.


Síntomas premórbidos

En la historia personal de los pacientes con esquizofrenia es frecuente encontrar historia de un leve retraso del desarrollo psicomotor en la infancia, dificultades de adaptación social durante el periodo escolar, conducta excéntrica y retraimiento, que en algunas oportunidades pueden acompañarse de episodios de agresividad fuera de proporción con el estímulo.

Generalmente tienen historia de dificultades de aprendizaje y fallas en los mecanismos de atención.

La mayoría de pacientes esquizofrénicos cursan con aislamiento social progresivo desde edades tempranas, durante la infancia generalmente son callados, introvertidos y pasivos. Al llegar a la adolescencia se diferencian de sus compañeros por la carencia de actividad social; estos jóvenes no tienen amigos cercanos ni relaciones estables con personas del sexo opuesto, y por lo general evaden los deportes de equipo, prefieren actividades que prescindan del contacto social, como oír música, ver televisión o ir a cine.

También es frecuente la aparición de obsesiones y compulsiones durante la adolescencia.

Estos individuos con frecuencia cumplen parámetros de trastorno de personalidad esquizoide o esquizotípica al llegar a la edad adulta.

Aunque todos los síntomas prodrómicos mencionados son hallazgos frecuentes al ver retrospectivamente la historia de pacientes con diagnóstico de esquizofrenia, si se encuentran de forma aislada en cualquier etapa del desarrollo tienen un valor predictivo positivo de tan sólo 3% a 5% para augurar la presencia de trastornos sicóticos en la edad adulta. Y no son específicos para esquizofrenia, también se encuentran en la historia previa de pacientes con trastorno esquizoafectivo, enfermedades afectivas o de ansiedad.

Poulton y colaboradores hicieron un estudio longitudinal durante 15 años. Partieron observando niños de 11 años a los que clasificaron según la presencia o ausencia de síntomas de tipo sicótico como: lectura de la mente, ideas de referencia, ideas persecutorias, alucinaciones auditivas y percepciones somáticas. Al grupo que presentaba sintomatología lo dividieron según el número y severidad de los hallazgos. Al evaluar todos los individuos participantes en el estudio, 15 años más tarde, encontraron en el grupo que había presentado síntomas claros y severos una prevalencia de 25% de trastorno esquizofreniforme, síntomas esquizofrénicos en un 70% y alteraciones en el funcionamiento ocupacional en un 90%.

Los dos grupos sintomáticos (leve y severo) se asociaron con el desarrollo de trastornos de ansiedad. No encontraron ninguna relación con trastornos afectivos, ni vinculación de la presencia de síntomas sicóticos leves en la infancia con esquizofrenia.


Múltiples manifestaciones de esquizofrenia

Los síntomas de la esquizofrenia incluyen alteraciones en varias esferas mentales como el pensamiento, el afecto, la sensopercepción, el lenguaje y el comportamiento. Se pueden clasificar en 2 grupos (Tabla 1):

a) Síntomas positivos o de producción.
b) Síntomas negativos o de déficit.

Se llaman síntomas positivos cuando hay una manifestación presente, y síntomas negativos cuando hay ausencia de un proceso normal.

Tabla 1. Síntomas de esquizofrenia.
Tabla 1


A diferencia de lo que se creía en la antigüedad, no existen síntomas patognomónicos de esquizofrenia, todos los hallazgos de la enfermedad pueden ser encontrados en otras entidades psiquiátricas o trastornos neurológicos.

Aunque para la mayoría de personas pensar en esquizofrenia implica pensar en delirios y alucinaciones, estos síntomas no son necesarios para hacer el diagnóstico.

Al igual que muchas personas tienden a pensar que todos los pacientes esquizofrénicos tienen alteraciones sintácticas del lenguaje, Insúa y colaboradores realizaron un estudio de medidas psicolingüísticas en pacientes esquizofrénicos, encontrando que la mayoría de ellos utilizan el lenguaje de una forma adecuada, aunque no lo hacen de una manera práctica porque suelen hacer referencias ambiguas o implícitas cuando deberían hacerlas explícitas, y no respetan el orden lógico de presentación de las ideas, esto hace que para el interlocutor el discurso sea incoherente.

En el momento de interpretar los síntomas, se deben tener en cuenta múltiples aspectos de la vida del paciente, como el nivel educativo, habilidad intelectual y entorno cultural. Se pueden cometer errores al categorizar como patológicas ciertas creencias extrañas que son normales dentro de los parámetros culturales, o al interpretar como síntoma de esquizofrenia el pensamiento concreto secundario a niveles intelectuales y educativos bajos.


Síntomas positivos

Los síntomas positivos son generados por aumento del tono dopaminérgico en la vía mesolímbica (Figura 1).

Figura 1. Patogénesis de los síntomas positivos.
Figura 1

Incluyen:

Trastornos del pensamiento:

Este se considera la base de la enfermedad. En pacientes con esquizofrenia se pueden encontrar alteraciones en la forma, curso o contenido.


Los trastornos de la forma de pensamiento se pueden manifestar como pensamiento desorganizado, incoherencia, circunstancialidad, neologismos, ecolalia y verbigeración.

El pensamiento desorganizado se caracteriza por pérdida de la idea directriz y ruptura de las asociaciones normales. Este se vuelve evidente cuando el lenguaje es deshilado, cambiando de un tópico a otro y no tiene un objetivo definido. Este fenómeno se conoce como tangencialidad, y se produce porque el paciente hace asociaciones laxas (asociando objetos o hechos entre sí, que en realidad no tienen nada en común), de tal manera que su discurso suena ilógico.

El lenguaje puede ser levemente desorganizado o completamente incoherente e incomprensible, cuando no existe ninguna conexión entre las palabras de la frase se denomina ensalada de palabras.

Se habla de neologismos cuando el paciente inventa palabras o condensa 2 o más para tratar de expresar una idea.

Se llama verbigeración a la repetición anárquica de palabras u oraciones. Cuando la repetición se limita a la última palabra de la oración, se denomina palilalia. La ecolalia es una forma de verbigeración en la que el paciente repite automáticamente todo lo que oye.

El curso del pensamiento es la forma en que las ideas son formuladas, este se refleja en la manera como el paciente habla, escribe o dibuja. Las alteraciones más frecuentes en esta área, en pacientes esquizofrénicos, son las asociaciones idiosincráticas, circunstancialidad, fuga de ideas y síntomas negativos como bloqueo del pensamiento, déficit de atención y pobreza del contenido del pensamiento.

Las asonancias son un tipo inusual de asociaciones laxas donde el paciente vincula las palabras según su terminación fonética.

Entre los trastornos del contenido del pensamiento el ejemplo más claro de es el delirio, los delirios son creencias falsas, persistentes que usualmente involucran una mala interpretación de las experiencias o percepciones. Entre los diferentes tipos de delirios encontrados en pacientes con esquizofrenia se encuentran:

a. Delirios persecutorios, en que la persona cree que está siendo atormentada, perseguida, engañada o espiada.

b. Delirios de referencia en que creen que gestos, miradas, comentarios, libros, artículos de revistas, periódicos o canciones están dirigidos particularmente a ellos.

c. Delirios de inserción de ideas o pérdida de ideas, en que consideran que les están leyendo la mente, que sus ideas están siendo transmitidas a otros, o que sus ideas e impulsos les han sido impuestas por fuerzas externas.

d. Los delirios de grandeza se refieren a considerarse a sí mismo una persona muy importante o dar valor exagerado a eventos u objetos triviales.

e. Delirios somáticos, en los que creen que sus partes del cuerpo están siendo alteradas; por ejemplo, pueden pensar que tienen extraterrestres viviendo en su cerebro o que un animal se está comiendo sus órganos internos.


Alucinaciones:

Son alteraciones perceptivas generadas espontáneamente, a diferencia de las ilusiones que ocurren como mala interpretación de un estímulo externo. En pacientes esquizofrénicos la gran mayoría de las alucinaciones son de carácter auditivo, aunque se pueden presentar alucinaciones visuales, cenestésicas, táctiles/somáticas, olfativas o gustativas. La queja más frecuente es oír voces comentando acerca de su comportamiento o haciendo comentarios críticos, amenazantes, acusatorios, insultantes u obscenos. Las alucinaciones visuales las siguen en frecuencia.

Se llama alucinación cenestésica a una sensación infundada en los órganos del cuerpo, por ejemplo, pueden percibir que les hacen presión en el cerebro, que los vasos sanguíneos se están quemando o que no tienen corazón.

En presencia de alucinaciones inusuales en pacientes esquizofrénicos, como alucinaciones táctiles, olfatorias o gustativas debe considerarse la posibilidad de una enfermedad orgánica o neurológica causante del síndrome.

Comportamiento bizarro:

Puede presentarse como agitación, actitudes infantiles, apariencia o conducta inapropiada, o la expresión inapropiada de afecto, como reír ante una mala noticia. La conducta motora catatónica es la forma extrema de comportamiento bizarro, en la cual la persona se mantiene en una postura rígida y resiste los esfuerzos de ser movida, o por el contrario, puede mostrar actividad motora descontrolada, sin objetivo aparente, de una manera espontánea. Otros hallazgos en pacientes catatónicos son obediencia automática y síntomas negativos como mutismo y negativismo.

Otros comportamientos bizarros poco frecuentes son tics, manierismos, estereotipias y ecopraxia, en la que el paciente imita la postura o comportamiento del examinador (Figura 2).

Figura 2. Ecopraxia.
Figura 2


Síntomas negativos

Los síntomas de déficit o síntomas negativos de la esquizofrenia incluyen afecto plano, pobreza de lenguaje, alogia (imposibilidad para hablar), anhedonia, abulia (pérdida de la motivación), avolición (restricción en la iniciación de la conducta dirigida a objetivos), aislamiento social, descuido del cuidado personal, pérdida de la motivación y negativismo. Se cree que estos de producen por déficit de dopamina o bloqueo de los receptores dopaminérgicos en la vía mesocortical (Figura 3).

Figura 3. Patogénesis de los síntomas negativos.
Figura 3

El afecto plano se refiere a la pérdida de la expresividad emocional, la cara de la persona parece inmóvil (hipomimia), los movimientos corporales están drásticamente disminuidos, casi nunca hace contacto visual y no imprime emociones a su discurso hablado, tanto el timbre como las inflexiones normales de la voz se ven afectados. En pacientes con afecto plano, eventos que hubieran hecho reír o llorar a una persona normal no causan ninguna manifestación externa.

La pobreza del lenguaje se refiere a una disminución de la producción de ideas que se refleja en la disminución de la cantidad de lenguaje; el paciente se expresa con muy pocas palabras o monosílabos y usualmente el tiempo de latencia de respuesta se encuentra aumentado, la entonación es plana, monótona y aburrida, no se imprimen emociones en el mensaje emitido; la fluidez del discurso se encuentra alterada, existiendo múltiples interrupciones.

Bloqueo del pensamiento es una interrupción brusca del flujo verbal, que puede deberse a una idea intrusiva o una percepción alucinatoria.

Se denomina anhedonia a la disminución de la capacidad de sentir placer, la persona pierde el interés por actividades que realizaba previamente y dedica la mayoría del tiempo a realizar actividades sin propósito. Anhedonia usualmente se acompaña de aislamiento social, definido como pérdida del interés por relacionarse con otras personas, no les llama la atención tener relaciones íntimas ni amistades, incluso en algunos casos hay pérdida del interés sexual.

El negativismo se refiere a la escasa cooperación y rechazo hacia el medio externo.

Los síntomas negativos se asocian frecuentemente con pérdida general de la motivación, de los objetivos y las metas, a lo que se le conoce como abolición.

 


|   2  |  3  | Siguiente   Volver arriba

| Principal | Noticias | Centro de la enfermedad | Biblioteca |
| Material promocional | Programa de actualización | Contáctenos |

 

Esquizofrenia, una entidad biológica

Imágenes funcionales, la base de los estudios in vivo de pacientes esquizofrénicos

Bases moleculares del tratamiento antipsicótico

Clasificación, múltiples espectros de esquizofrenia

Avances en el tratamiento de esquizofrenia

 
Diseño, desarrollo y contenido: EMSA - ILADIBA ®